¿Quién es Jesús?
Brownies
header image for '¿Quién es Jesús?'

¿Quién es Jesús?

Autor: 

Jesús fue un carpintero del siglo primero. ¿Qué lo hizo tan influyente 2000 años después?

Conozco a los hombres, y puedo afirmar que Jesucristo no era un simple hombre. Entre él y cualquier otra persona en el mundo, no hay comparación posible.Napoleón1

El hecho de que si Jesús era un hombre simple o Dios encarnado es debatible. El hecho de que tuvo una mayor influencia en la historia de la humanidad que cualquier otra persona, en realidad no lo es.

La Biblia, el libro que nos cuenta más de Jesús que ningún otro libro, es el "Best-Seller" (más vendido) de todos los tiempos.2  Más personas han visto películas de Jesús que de ningún otro personaje histórico.3 Más de dos mil millones de personas -cerca de un tercio de la población mundial- se denomina cristiana y orientan sus creencias y vidas en torno a Jesucristo.4 Inclusive el calendario que usamos está marcado a partir del nacimiento de Jesús.

¿Así que quién es éste hombre? En particular, ¿qué dice la historia acerca de él? ¿Y por qué su influencia ha perdurado tanto? ¿Quién es Jesús?

Un Judío al Principio del Siglo Primero DC

En algún momento alrededor del año 4 AC, Jesús nació como hijo de una joven pareja de campesinos instalada en Galilea, una región en el lado Este del Imperio Romano.5 Cuando Jesús nació, Herodes el Grande dirigía Galilea como un rey que gobernaba con el beneplácito de Roma.

Se sabe muy poco sobre la niñez de Jesús. Creció en un pequeño pueblo llamado Nazareth, donde su familia probablemente hablaba arameo.6 Había tenido hermanos y hermanas y se hizo carpintero según el oficio de su familia.7

Sus enseñanzas posteriores demuestran que tuvo una buena educación y posiblemente estudió bajo la dirección de un rabino judío. Cuando tenía treinta años, su madre aún vivía, pero dado que no se menciona a José, es probablemente que ya hubiese fallecido.8

Un Maestro, Taumaturgo y Potencial Mesías

Alrededor de los treinta años, Jesús dejó atrás su vida privada en Nazareth y emprendió una vida pública enseñando y predicando en Galilea y más allá. Su primer "sermón" en una sinagoga judía dejó atónita y desafió a su audiencia.9

También empezó a realizar milagros, que posteriormente relataron testigos.10 Flavio Josefo, un famoso historiador judío, describió a Jesús como "un hombre sabio (...) un obrador de hechos asombrosos y un maestro de la gente”.11

Posteriormente, cuando los rumores bullían sobre quién era Jesús, uno de los seguidores lanzó: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo”.12 Jesús alabó la observación de Pedro, pero le dijo a los discípulos que mantuvieran esta revelación en bajo perfil. Sabía que las historias de un nuevo rey en Israel se traducirían en medidas inmediatas y decisivas de los romanos en contra de él.

En el primer siglo DC, muchos judíos añoraban la liberación de la ocupación romana. Tenían puesta su esperanza en un líder que los liberaría del yugo de Roma.

Pero Jesús tenía una misión distinta. Venía a liberarlos, sí, pero de algo más que la contingencia política. Jesús vino a ser un rey de reyes distinto y ofrecer un tipo de libertad distinto.

Cuando tenía intercambios con líderes del pueblo, Jesús siempre desafiaba sus categorías. Sanó a los impuros en vez de evitarlos. Se hizo amigo de gentiles, cobradores de impuestos y prostitutas en vez de rehuirlos. Incluso se asoció con soldados romanos e instruyó a los judíos que pagaran impuestos a Roma.

¿Cómo podía ser su Mesías un hombre como este?13

Un Revolucionario Que Fue Ejecutado

Todo llegó a su punto culminante durante la semana de Pascua el año 30 DC o alrededor de esa fecha.14 Cuando Jesús entró en Jerusalén para celebrar el festival, al principio la gente le dio la bienvenida como a un rey.15

Con su popularidad en aumento, visitó el templo y lamentó su deterioro al convertirse de una casa de oración en un mercado de la hipocresía. Y cuando se hizo evidente que Jesús siempre sería una amenaza para los líderes del templo, sus sistemas de control y sus ambiciones políticas, los líderes religiosos se dispusieron a deshacerse de él.16

Una noche antes de la Pascua, Jesús fue arrestado e interrogado por autoridades judías y romanas. Al día siguiente, la multitud estaba en contra de él. Pilatos, el gobernante romano de Judea, cedió a los deseos de esta multitud y sentenció a Jesús a ser ejecutado por insurrección.

La crucifixión de Jesús es uno de los eventos mejor atestiguado en ese período de la historia. Cada uno de los cuatro evangelios en la Biblia dedica espacio significativo a su descripción.17 Escritores no bíblicos como Talus, Flavio Josefo, Mara Bar Serapión y otros también se refieren a ella. Incluso el gran historiador romano Tácito confirma: “El fundador [del Cristianismo], Cristo, había sido ejecutado durante el imperio de Tiberio por el gobernante Poncio Pilato”.18

Un Hombre Que Inició un Movimiento

Si la historia hubiese terminado con la muerte de Jesús, es posible que nunca hubiésemos sabido de él. A lo más, habría sido una nota al pie de página en la historia como otros pseudo mesías de esa época.

Sin embargo, tres días después de su ejecución, el cuerpo de Jesús desapareció de la tumba donde había sido depositado. Los guardias romanos quedaron confundidos y avergonzados. Se dieron excusas. Entonces, en un anuncio que tendría eco a través de los siglos, los seguidores afirmaron que Jesús estaba vivo: que ellos lo habían visto.

Jesús no había escapado ni engañado simplemente a la muerte: los crudos detalles de su crucifixión demostraron, sin duda, que él había muerto.19 Pero Dios lo había elevado de entre los muertos, dijeron, le dio un nuevo cuerpo, e hizo algo que cambiaría el mundo.

Cientos de personas profesaron haber visto a Jesús vivo en los días posteriores. El Jesús resucitado no sólo se había se aparecido a sus discípulos más cercanos, sino también a aquellos que dudaron de él y que se opusieron a él.

En las mentes de los seguidores de Jesús, esto reivindicó todas sus enseñanzas y declaraciones acerca de no solo ser el Mesías de Israel, sino el Señor y Salvador para todo el mundo. Su muerte, según la entendieron, había sido un sacrificio por los pecados de la humanidad.

Jesus experiementó las consecuencias del pecado para que todos quienes crean en él puedan experimentar el perdón y la vida eterna. Su propia victoria sobre la muerte fue precursora de la nueva vida para todos quienes elijan seguirlo.

Este mensaje evangélico se difundió rápidamente por las calles de Jerusalén hasta el corazón del Imperio Romano. Miles creyeron; después, millones. Hoy en día, sigue desafiando a todos quienes preguntan quién es Jesús.

“Todo sobre Cristo me asombra”, escribió Napoleón. “Busco en vano en la historia para hallar uno similar a Jesucristo, o algo que pueda aproximarse al evangelio. Ni la historia, ni la humanidad, ni las épocas, ni la naturaleza me ofrecen algo con que yo quede en condiciones de compararlo o explicarlo. Aquí todo es extraordinario”.20


  1. Ha habido numerosas traducciones al inglés del francés original, pero la cita quedó registrada por pirmera vez en Beauterne, Sentiment de Napoléon sur le Christianisme: conversations religieuses recueillies à Sainte-Hélène par M. le general comte de Montholon (París: Bray, 1841). Para una explicación completa de la historicidad del relato, ver Alexander Mair, “Testimony of Napoleon I. with Regard to Christ” en The Expositor, ed. Robertson Nicoll (Mayo de 1890), 366–381.
  2. Ver Leland Ryken, “How We Got the Best-Selling Book of All Time,” Wall Street Journal, 26 de agosto de 2011, http://www.wsj.com/articles/SB10001424053111903918104576502782310557332.
  3. Giles Wilson, “The Most Watched Film in History,” BBC News Online Magazine, 21 de julio de 2003, http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/magazine/3076809.stm.
  4. “Fast Facts on Christianity,” Religion Facts, http://www.religionfacts.com/christianity/fastfacts.htm.
  5. Esta región había sido habitada por las tribus de Zabulón y Neftalí.
  6. Para detalles acerca del pueblo natal y la familia de Jesús, ver La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional © 2011, Mateo 13:53–57.
  7. La Biblia mencionaría cuatro hermanos de Jesús: Santiago, José, Simón y Judas (ver Mateo 13:55). Para más referencias bíblicas acerca de la familia de Jesús, ver Mateo 12:46, Marcos 3:31, Lucas 8:19, Juan 7:3, Hecho 1:14 y Gálatas 1:19. Se mencionarían hermanas, aunque sin nombrarlas (ver Mateo 13:56). Los católicos afirman que la virginidad de María continuó después del nacimiento de Jesús y que, en vez de hermanos, estos individuos eran primos o parientes.
  8. A la muerte de Jesús alrededor del año 30 DC, instruye a su discípulo John para que cuide a su madre a partir de ese momento, lo que indica que José, el esposo de su madre, había muerto (ver Juan 19:25–27).
  9. Ver La Santa Biblia, Lucas 4:14–30.
  10. Los relatos de milagros están esparcidos por todo Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
  11. Robert E. Van Voorst, Jesus Outside the New Testament: An Introduction to the Ancient Evidence (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 2000), 81–104.
  12. La Santa Biblia, Mateo 16:13–20.
  13. Para conocer útiles antecedetens sobre las expectativas de los judíos en el primer siglo DC y la manera en que Jesús las desafió, ver N. T. Wright, Simply Jesus: A New Vision of Who He Was, What He Did, and Why It Matters (Nueva York: HarperCollins, 2011).
  14. Esto posiblemente sucedió después del año 30 DC; hay eruditos que creen que la fecha más precisa es el año 33 DC.
  15. Ver La Santa Biblia, Mateo 21:1–11, Marcos 11:1–11, Lucas 19:28–44, y Juan 12:12–19.
  16. Para un relato evangélico completo del ingreso de Jesús a Jerusalén, la "purificación" del templo y el complot de los líderes religiosos contra Jesús, ver La Santa Biblia, Mateo 21:1–26:16.
  17. Para un relato evangélico completo de la crucifixión de Jesús y los eventos que derivaron en ella, ver La Santa Biblia, Mateo 26:17–27:61.
  18. Cada uno de los Evangelios registra el arresto, los interrogatorios, la muerte y sepultura de Jesús en detalle. Ver La Santa Biblia, Mateo 26–27, Marcos 14–15, Lucas 22–23, y Juan 18–19. Para referencias sobre la muerte de Jesús fuera del Nuevo Testamento, incluida la declaración hecha por Tácito, ver Van Voorst, Jesus Outside the New Testament.
  19. Para saber más acerca de las implicancias médicas y la plausibilidad de que Jesús sobreviviera a su tortura y crucifixión, ver capítulo 11, “The Medical Evidence: Was Jesus’ Death a Sham and His Resurrection a Hoax? Con el Dr. Alexander Metherell”, en The Case for Christ: A Journalist’s Personal Investigation of the Evidence of Jesus, de Lee Strobel (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1998), 255–274.
  20. Beauterne, Sentiment de Napoléon.
  21. Crédito de FotoRichard Paul Kane / Shutterstock.com.
  • Copia este Artículo (HTML)

    Copia el siguiente código y pégalo dentro de tu página web para que puedas mostrar este artículo en tu sitio.

    AVISO: No puedes retirar la información de metadata o copyright y tampoco modificar el contenido. No se autoriza u otorga licencia para usar este material sin la atribución apropiada.
Relacionados
Comentario
  • Artículos Relacionados
  • comments powered by Disqus

Registrarse



¿Ya tienes una cuenta?
o