¿Alá es Dios?
Brownies
header image for '¿Alá es Dios?'

¿Alá es Dios?

Autor: 

Los musulmanes adoran a Alá—el nombre que usan para Dios. ¿Es Alá el mismo que el Dios de la Biblia?

Es muy probable que casi todas las noches en Estados Unidos, puedas sintonizar la televisión en el canal CNN o Fox News, y veas la imagen de un militante islámico gritando, “¡Allahu Akbar!” (¡Dios es el más grande!). Los términos islámicos—Alá, yihad, Corán—se están volviendo cada vez más comunes en todo el mundo a medida que crece la religión.

Sin embargo, todavía hay mucho misterio que rodea al islam y a Alá—el Dios a quien adoran los musulmanes. Muchos se han preguntado, “¿Alá es Dios? ¿El mismo Dios que el Dios de la Biblia—el que adoran los cristianos?”

Desafortunadamente, esta no es una pregunta tan simple como podría parecer. Para entender plenamente si Alá es Dios, debemos responder a tres preguntas subyacentes. La primera es la lingüística: ¿Se puede utilizar la palabra árabe “Alá” para referirnos al Dios de la Biblia? La segunda y tercera pregunta son teológicas: ¿Los musulmanes y los cristianos creen las mismas cosas sobre Dios? Y finalmente, ¿los cristianos y los musulmanes adoran al mismo Dios?

Profundicemos.

1. ¿Se puede utilizar la palabra árabe “Alá” para referirnos al Dios de la Biblia?

La palabra “Alá” proviene del árabe al-ilah, que significa “el Dios.” Se relaciona estrechamente con la palabra Allaha en arameo y la palabra Eloha en hebreo. Eloah es la forma singular del Elohim más común, que es la palabra hebrea usada por Dios en Génesis 1:1.1

Dentro de la lengua arábiga, Alá es la única palabra para Dios. De hecho, es usada entre los judíos de habla árabe y los cristianos precedentes al propio islam. Alá es la palabra usada para Dios en todas las traducciones arábicas de la Biblia, así como todas las traducciones de las Escrituras judías.

Por el contrario, la palabra inglesa God (Dios) se deriva de la palabra germánica, Gut, que se refiere a un Dios pagano o ídolo.2  El término Dios se deriva de la palabra latina deus. Theos, la palabra griega para Dios, la cual fue usada por los escritores del Nuevo Testamento, también tiene raíces paganas. Originalmente fue utilizada para referirse a Zeus y a los otros dioses de la mitología griega.

Está claro desde un punto de vista lingüístico que la palabra Alá es una representación más cercana de la palabra hebrea original usada en la Biblia para referirse a Dios—Elohim—que la palabra inglesa God (Dios). También, lingüísticamente está más cerca a la palabra aramea Alaha, que Jesús habría usado cuando se refería a Dios el padre.3 

Así que esta primera pregunta sólo se puede contestar con un sí. La verdad es que cuando los cristianos en el mundo árabe hablan hoy en día del Dios de la Biblia, usan la palabra Alá. Cuando oran, ellos oran a Alá—y lo han hecho incluso antes de que existiera el islam como una religión.

Sin embargo, esto no responde totalmente nuestra pregunta principal, “¿Alá es Dios?” Para hacerlo debemos abordar las cuestiones teológicas.

2. ¿Los musulmanes y los cristianos creen las mismas cosas sobre Dios?

Existen algunas similitudes definidas en el entendimiento de Dios cristiano e islámico. Cristianos y musulmanes creen en un Dios omnipotente y omnisciente que creó todas las cosas. Ambas están de acuerdo en que Dios se comunica con la gente a través de su palabra tanto hablada como escrita. También, ambas creen en el cielo y en el infierno, en ángeles y demonios, en el pecado y en el perdón.

El cristianismo y el islam incluso comparten una herencia común. Ambas son religiones monoteístas que afirman adorar al Dios de Abraham. Los orígenes de cada religión se remontan en Adán, el primer hombre. El cristianismo y el islam comparten más de una veintena de profetas y aceptan muchas de las mismas historias y tradiciones, incluyendo el gran diluvio y el nacimiento virginal de Jesús.

Sin embargo, cuando miramos más allá de estas cuestiones fundamentales, el cristianismo y el islam divergen considerablemente. Los cristianos creen en un Dios Trinitario (un Dios que existe en tres personas). Los musulmanes creen en un monoteísmo absoluto—Dios es único e indivisible, sin distinción de personas. El islam sostiene que Dios es incognoscible y completamente libre—no es limitado por las normas, convenios o incluso su propia palabra.4 Los cristianos, por el contrario, creen en un Dios que hace pactos, que es fiel a su palabra y que siempre cumple sus promesas. Él es un Dios que puede conocerse íntimamente y que se revela personalmente a su gente.

Estas diferencias respecto a la naturaleza y el carácter de Dios son importantes. Para los cristianos alrededor del mundo que adoran a Jesucristo como Dios, el concepto islámico de Dios no sólo es inadecuado, sino que en muchos sentidos es impreciso—como es el concepto cristiano para los musulmanes.

Hasta ahora hemos determinado que lingüísticamente la palabra “Alá” y la palabra “Dios” tienen el mismo significado y son utilizados por los musulmanes y los cristianos de la misma manera. Sin embargo, cuando se trata de entender quién es Dios y cómo es Dios, los seguidores de estas dos religiones mantienen un desacuerdo.

Pero cuando preguntamos si “¿Alá es Dios?” no estamos simplemente preguntando si las palabras significan lo mismo, o incluso si los musulmanes y los cristianos creen las mismas cosas. Realmente estamos tratando de determinar si los musulmanes y los cristianos adoran al mismo ser.

3. ¿Los cristianos y los musulmanes adoran al mismo Dios?

¿Es posible que la gente tenga diferentes creencias o entendimientos sobre Dios y aún así adoren a la misma deidad?

Dentro del cristianismo solamente, los protestantes y católicos tienen muchas creencias y entendimientos diferentes sobre Dios. De hecho, incluso varias denominaciones protestantes tienen diferentes creencias acerca de Dios. Sin embargo, pocos argumentarían que están adorando a diferentes dioses—todos son cristianos.

Sin embargo, el cristianismo y el islam no son simplemente denominaciones diferentes; son religiones totalmente independientes. Por consiguiente, tienen diferencias mucho más significativas. Por lo tanto, ¿puede la gente de las dos religiones adorar al mismo Dios?

Cristianos y judíos practican religiones separadas y sostienen creencias sustancialmente diferentes acerca de la naturaleza de Dios. Sin embargo, la mayoría de los cristianos — aunque creen tener una visión más “completa” de Dios que la comprensión judía—aún creen que adoran al mismo Dios: El Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

Así que si los cristianos y los judíos adoran al mismo Dios, ¿es posible también que los cristianos y los musulmanes adoren al mismo Dios? Para muchos cristianos este es un tema sensible rodeado de vasto desacuerdo, pero para la mayoría de los musulmanes del mundo simplemente no es un problema en absoluto.

De hecho, el mismo Profeta Mahoma—el fundador del islam—creía que los musulmanes estaban adorando al mismo Dios que los cristianos y los judíos. Él se vio a sí mismo como el último de una larga serie de profetas que se extiende hasta Adán.

Mahoma afirmó que el islam era la verdadera religión del Dios que había sido revelado a los cristianos y a los judíos.5 Él creyó que su mensaje, grabado en el Corán, fue la revelación final de Dios a la humanidad tras las revelaciones anteriores, incluyendo los textos religiosos de los cristianos y los judíos contenidos en la Biblia.

Pero como ya comentamos anteriormente, los cristianos y los musulmanes son monoteístas. Ellos creen en un Dios verdadero. Así que la verdadera pregunta no es si los cristianos y los musulmanes adoran a dioses diferentes o no—después de todo, de acuerdo a ambas religiones, solamente puede haber un sólo Dios. La cuestión real es si alguno de los grupos rinde culto a un Dios falso, o no.

Conociendo a Dios

En el cuarto capítulo del Evangelio de Juan, Jesús habla a una mujer samaritana en un pozo y ella centra la conversación en el tema de la adoración. Ella compara las prácticas del culto de la religión samaritana con las de los judíos, interrogándolo sobre sus diferencias. Jesús responde, “Ahora ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación proviene de los judíos. Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad.”6

Aunque se presentó la oportunidad, Jesús nunca le dijo a la mujer que ella adoraba al Dios equivocado o a un Dios falso. Sólo le dijo que no conocía al Dios a quien ella estaba adorando. De hecho, Jesús le dijo que más importante que el lugar o la manera en la que adoramos, está la necesidad de adorar en Espíritu y en verdad. Dios estaba y está buscando adoradores que lo conozcan relacionalmente y que entiendan la verdad sobre él.

¿Cuál es esa verdad? Según Jesús, él es. Él le informa a la mujer en el pozo que él es el Mesías, el que está esperando—“el que habla contigo.”7 Más tarde, famosamente dice, “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí. Si ustedes realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre.”8 Jesús ofrece la manera de ser la clase de adorador que conoce a Dios y entiende la verdad.

Al final, ya sea que creas o no que los musulmanes y los cristianos creen, siguen y adoran al mismo Dios, la Biblia claramente enseña que la única manera de adorar a Dios en espíritu y en verdad es por medio de la fe en Jesucristo.

En el diálogo sobre si Alá es el mismo que el Dios de la Biblia, encontramos paralelismos con la conversación de Jesús con la mujer samaritana. Se resume a conocer al Dios que estamos adorando. Para los cristianos, esto significa conocer a Dios profunda y personalmente a través de la persona, muerte y resurrección de Jesucristo—un conocimiento personal que simplemente no es una parte de la fe islámica.


  1. Dr. Edward J. Hoskins, A Muslim’s Heart (Colorado Springs, CO: Dawson Media, 2003), 2.
  2. Carl Medearis, Muslims, Christians, and Jesus (Bloomington, MN: Bethany House, 2008), 30.
  3. Rick Brown,“Who is Allah?” International Journal of Frontier Missions vol. 23:2, (Pasadena, CA: IJFM, Verano 2006), 80.
  4. John L. Esposito, Islam: The Straight Path (New York, NY: Oxford University Press, 1988), 24.
  5. Ibid., 26.
  6. La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional (NVI) © 1999, Juan 4:22–24.
  7. Ibid., Juan 4:26.
  8. Ibid., Juan 14:6–7.
  9. Crédito de Foto: Brandon Alms / Stocksy.com.
  • Copia este Artículo (HTML)

    Copia el siguiente código y pégalo dentro de tu página web para que puedas mostrar este artículo en tu sitio.

    AVISO: No puedes retirar la información de metadata o copyright y tampoco modificar el contenido. No se autoriza u otorga licencia para usar este material sin la atribución apropiada.
Relacionados
Comentario
  • Artículos Relacionados
  • comments powered by Disqus

Registrarse



¿Ya tienes una cuenta?
o