Cómo elegir una Biblia

Cómo elegir una Biblia

Cómo elegir una Biblia

Cuatro consejos para elegir una Biblia.

No existe tal cosa como una traducción perfecta, ideal o ‘correcta’. El traductor siempre trata de ampliar sus conocimientos y mejorar sus medios de expresión, siempre está persiguiendo hechos y palabras.Peter Newmark, Manual De Traducción / A Textbook of Translation

“¿Cuál traducción de la Biblia debo usar?” Es una pregunta de quienes desean leer y estudiar la Biblia. El Baby Boom (la explosión de la población) fue seguido por un boom de la Biblia; como resultado, hay muchas traducciones e intentar elegir una versión puede llevar a la parálisis del análisis, como cuando se trata de elegir una caja de cereal, un sabor de helado o un coche nuevo. Las opciones son abrumadoras.

Entonces, ¿cómo tomar una decisión informada? Aquí hay cuatro consejos útiles para el momento de elegir.

Buscar una Publicación de Fecha Reciente

Elegir una traducción que haya sido hecha o revisada en los últimos diez años.1 Las traducciones más recientes pueden servirse de los últimos avances en los conocimientos de la Biblia, ya sean históricos, arqueológicos o lingüísticos.2

Las traducciones más antiguas sólo son tan precisas y apropiadas como podrían serlo en su época. Esto no significa que deban ser ignoradas. A veces, las versiones anteriores contienen interpretaciones que las nuevas traducciones han oscurecido. Recuerde que cualquier traducción refleja las expectativas de la comunidad de fe para las cual se hizo en ese momento de la historia. Si bien se necesita una traducción estándar y reciente para el uso regular, es beneficioso tener varias traducciones de diferentes épocas a la mano, con el fin de comparar y contrastar al momento de hacer un estudio personal de la Biblia.

Buscar una Creación hecha por un Equipo de Traducción

Seleccionar una traducción realizada por un equipo diverso de eruditos bíblicos y creyentes, y no por un individuo o denominación.3

Una traducción creada por una sola persona o un grupo dentro de una denominación se verá afectada por los estrechos intereses particulares y la idiosincrasia interpretativa de esa persona o del grupo. Un comité plural de traducción significa que habrá controles y equilibrios contra los prejuicios individuales o institucionales. El enfoque del traductor o el del comité de traducción normalmente se identifican en el prefacio de la mayoría de las Biblias.

Elegir una Traducción que sea Legible y Cercana al Texto Original

Si se busca una traducción para su uso regular, elegir una cuya filosofía de traducción esté entre lo rígidamente literal (palabra por palabra) y un enfoque altamente interpretativo y de paráfrasis.4

Una traducción palabra por palabra tiene la limitación de tratar de representar cada palabra del texto fuente (el Antiguo Testamento en hebreo o el Nuevo Testamento en griego) con una palabra en el texto receptor (el idioma en el que el texto bíblico será traducido). A primera vista, esto parece muy útil. Pero ya que las lenguas como el hebreo y el inglés son tan diferentes, una traducción estrictamente literal es a menudo difícil de entender. Además, en una traducción palabra por palabra, los aspectos técnicos del texto original, a veces, pueden tener prioridad sobre el significado global del texto.

Al mismo tiempo, aunque una traducción a partir de la paráfrasis es más fácil de entender, la naturaleza misma de la paráfrasis puede transmitir al lector más la interpretación del traductor que el significado real del texto.

Por el contrario, una traducción “significado por significado” sigue el texto original, pero no demasiado rígidamente.5 Realiza ajustes para que el lector moderno puede experimentar el contenido y la esencia del texto de la misma manera en que la antigua audiencia lo haría. Lo que dice el texto tiene prioridad sobre su estructura. Sin embargo, un inconveniente de este enfoque es que puede tomar decisiones de interpretación en cuanto al significado del texto.

En lugar de tratar de encontrar la Biblia “correcta”, de nuevo recomiendo conseguir dos o tres versiones diferentes, con el fin de comparar y contrastar las interpretaciones. Otra opción sería obtener lo que se llama una “Biblia paralela”, que presenta el mismo texto bíblico en diversas traducciones una al lado de la otra.

Asegúrate de que no exista una Teología Específica o Tema Asociado con la Traducción

Aunque una Biblia con notas extensas puede ser útil, es mejor elegir como tu primera Biblia, una traducción que no tenga comentarios añadidos. Las notas críticas que ayudan a comprender los aspectos técnicos de la lengua y la cultura son valiosos, pero los comentarios adicionales pueden afectar significativamente tus propios pensamientos, casi haciendo la interpretación por ti mismo, en algunos casos. Es mejor leer el texto y hacer tu propio estudio con oración que arriesgarse a ser controlado por el comentarista.

Además, un comentario general no puede, debido a las limitaciones de espacio, ofrecer una visión de los debates interpretativos, sino que sigue una sola escuela de pensamiento.6 Estas Biblias tienen un lugar en el mundo más amplio del estudio de la Biblia y dentro de las iglesias con creencias y teologías específicamente acordadas. Pero cuando se trata de elegir una traducción principal para la lectura y reflexión personal, es necesario una que tenga claridad y exprese lo que el texto significa.7 En particular, evita usar como Biblia principal, una Biblia que tenga comentarios de una sola persona.

Tu Biblia

Por supuesto, siempre hay que recordar que la traducción de la Biblia es una obra humana. Por definición, todas las traducciones son en algún grado imperfectas. Entonces, el uso de una sola versión en todo momento puede ser limitante. Afortunadamente, la tecnología ahora nos permite disfrutar de una versión seleccionada, a la vez que, fácilmente y a bajo costo, puede comparase con otras.

Los textos completos de muchas versiones de la Biblia están disponibles en línea.8 Existen varias plataformas que nos permiten comparar diferentes versiones de forma rápida y sencilla; incluso, algunos productos de software resaltan con un código de color las diferentes lecturas al instante.

Al final, la Biblia que elija tendrá lo que los cristianos creen que es la Palabra de Dios. El objetivo es adquirir una Biblia que les proporcione una traducción lo más precisa y confiable de la esencia y el significado del texto original como sea posible, dejando espacio para llevar a cabo tus propias ideas e interpretaciones.9

  1. Asegúrate de distinguir entre una publicación nueva, o revisada de manera significativa, y una simple reimpresión de una antigua traducción.
  2. Una Biblia que en particular es digna de mención en este sentido: Archaeological Study Bible, la NVI (Nueva Versión Internacional) (Grand Rapids, MI: Zondervan, 2003); no tiene contenido teológico, sino sobre todo, como sugiere el título, antecedentes arqueológicos (históricos y culturales). Esto ayuda al lector a comprender el contexto social en el que el texto bíblico fue escrito o hablado. Por lo tanto, ofrece una panorámica que puede ayudar en la interpretación contextual independiente sin dictar creencia moderna alguna ni comportamientos para el lector. La NVI es una traducción funcional o lo que se llama un equivalente dinámico, lo que significa que media entre la traducción literal, palabra por palabra, y la paráfrasis.
  3. El sitio NIV/CBT es un buen ejemplo de cómo se define un comité de traducción. No hay que perderse la llegada de una traducción única al inglés estadounidense llamada The Voice Bible (puede encontrarse en HearTheVoice.com). Se trata de hacer que la Biblia sea accesible a la generación actual, tomando un enfoque más artístico y teatral (a través de un equipo inter-denominacional de artistas y eruditos) para que la Biblia sea tan fácil de leer como un cuento. Como un ejemplo de la importancia de la traducción basada en el significado, se encuentra la controversia que rodeó la traducción de “Jesús el Cristo” como “Jesús el Ungido”. “Cristo” viene de la palabra griega Christos, que significa “ungido” y se refiere a la palabra hebrea meshiach (“mesías” en las palabras del español, pero “el ungido” cuando se traduce).
  4. Véase Bruce M. Metzger, “Theories of the Translation Process,” Bibliotheca Sacra 150: 598 (1993): 140-150, accessible en http://www.biblicalstudies.org.uk/article_trans_metzger2.html, 1 de julio, 2013.
  5. El enfoque de la traducción significado por significado se llama “equivalencia dinámica”. El enfoque de palabra por palabra se llama “equivalencia formal”. Una traducción popular de equivalencia formal de hoy sería la Versión Estándar Inglés (VES), mientras que una traducción popular de equivalencia dinámica sería la Nueva Versión Internacional (NVI), aunque algunos traductores literales la considerarían una paráfrasis. Técnicamente hablando, las Biblias parafraseadas como The Message o The Living Bible no son traducciones, a pesar de que a menudo se les llame traducciones.
  6. Digo esto a pesar de haber contribuido al comentario de un estudio de la Biblia ya publicada. 
  7. Los intérpretes a veces distinguen entre el significado original o histórico de un pasaje de la Biblia (lo que quería significar) y la aplicación actual de la misma (lo que significa).
  8. Sitios web como YouVersion.com o BibleGateway.com ofrecen versiones con el texto completo de todas las traducciones de la Biblia. 
  9. Para mayor información, véase D. A. Carson, The King James Version Debate: A Plea for Realism (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1979); Gordon D. Fee y Mark L. Strauss, How to Choose a Translation for All It’s Worth: A Guide to Understanding and Using Bible Versions (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing Company, 2007); y Jack Lewis, English Bible from KJV to NIV, 2nd ed. (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1991).
  10. Crédito de Foto: maradonna 8888 / Shutterstock.com.