Ciencia y Creencias

Ciencia y Creencias

Una persona una vez atea y muy devota, ahora escribe un blog diario sobre su viaje.

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. Jennifer señala que el amor por su bebé era un primer indicador de que la vida podría ser algo más que productos químicos en el cerebro. ¿Existen algunos indicadores que te hayan llevado a ti a esa misma conclusión?
  2. ¿Qué has aprendido de los pensadores cristianos de la historia? (Aquinas, Augustine, Descartes) Talvez quieras buscar algunos de sus libros. Cuándo observas la evidencia del cristianismo, ¿de qué maneras te parece atractiva y de qué maneras te parece poco atractiva?

Mi nombre es Jennifer Fulwiler Yo era una atea de toda la vida y ahora soy cristiana. Escribo un blog llamado, El Diario de la Conversión. Es una crónica de las altas y bajas de lo que es tener fe después de haber sido atea toda una vida. Nunca creí en Dios, ni siquiera cuando era niña. Cuando mi padre venía a leerme libros en la noche — creo que estaba en cuarto o quinto grado — y nuestra lectura de noche era Cosmos de Carl Sagan. Entonces, realmente me criaron bajo una dieta de ciencia y razón y pensamiento racional basado en la evidencia. Uno cree en lo que puede probar; yo creo que tengo manos porque puedo verlas. Creo en un agujero negro a pesar de que nunca he visto uno, pero, la ciencia puede decirnos acerca de la forma en la que la materia se mueve en torno a él y que podemos observar. Y así esta cosmovisión tan racional siempre tenía sentido para mí en el nivel fundamental. Antes de llegar al punto de que realmente podría comenzar a investigar la fe con una mente abierta, algo tenía que pasar. Y para mí eso sucedió después de que mi primer hijo nació. Mire hacia abajo y pensé, ¿Qué es este bebé? Y pensé, "Bueno, desde una perspectiva materialista atea pura es una colección de reacciones químicas evolucionadas al azar." Y me di cuenta que si eso era cierto, entonces todo el amor que sentía por él era nada más que reacciones químicas en nuestro cerebro. Y lo observé y me di cuenta: Eso no es cierto. No es la verdad. No sabía a dónde ir después de allí, pero eso fue lo que me impulsó a empezar a investigar temas de la espiritulaidad. Tengo mis libros sobre budismo y sobre todas las religiones excepto el cristianismo. Básciamente yo asumía que todo podía ser verdad, excepto el cristianismo. Y mi esposo que se considera un cristiano no practicante, me dijo, "Talvez quieras empezar con una de los prinicpales religiones del mundo, cuyo fundador afirmaba ser Dios. Después de todo, esa es una afirmación muy fácil de refrutar si no es verdad." Y pensé, "bueno, eso es un punto justo." Yo era una atea hasta la médula que debo admitirlo, ignoraba a todos estos grandes pensadores cristianos. ¿Qué hay de Tomás de Aquino? ¿Qué de Agustín? ¿Qué hay de Descartés? Es decir, todos estos grandes pensadores de la historia no sólo eran teístas, sino cristianos. Y yo estaba muy sorprendida cuando de hecho encontré estos libros intelectualmente rigurosos, donde la gente hablaba de su fe desde un lugar de razonamiento y no desde un lugar de emoción. Y cuando vi la evidencia de esa manera, en general, empecé a pensar que algo explosivo, algo que cambió al mundo ocurrió en Palestina en el primer siglo. Tenemos a este tipo de nombre Jesús que viene de una región de clase baja y gana a un montón de seguidores de clase baja, y termina siendo ejecutado por los romanos. Y sin embargo, en multitud, ves a miles y miles de judíos renunciando a estas tradiciones que habían atesorado por miles de años. Y las personas que se unieron a esta nueva religión, no había beneficio para ellos. Era una religión perseguida. Las personas que se unieroin a esta religión tienden a no funcionar demasiado bien. tendían a perder su estatus social y a menudo enfrentaban la muerte. Pero aún no estaba convencida y dispuesta a convertirme en cristiana Por lo que empecé un blog. simplemente lanzaba cualquier pregunta difícil que pudiera pensar. Sólo la escribía en el blog y mientras veía a los ateos y los cristianos debatir, que los ateos, no tenemos la seguridad en la razón que yo pensaba. Pero lo que vi que los cristianos tenían, es: Ellos tenían eso también. Tenían todo el conocimiento de la ciencia y el mundo material que nosotros los ateos teníamos, pero también tenían el panorama completo de la experiencia humana. Del amor, y el triunfo y la esperanza. Podían articular eso de una manera en la que los ateos no podían. No fue sino hasta después de que había tomado la decisión intelectual de convertirme en cristiana, cuando creo que finalmente lo creí en mi corazón. Cuanod hice mi orgullo a un lado y dije: Muy bien, siento que estoy hablando conmigo misma pero, Jesús, quiero una relación contigo. Quiero conocerte aunque no sé bien cómo hacerlo. Esta paz entró en mi vida; esta alegría. La manera en la que todo mi ser estaba siendo transformado, simplemente no había duda de que esta persona era real. Creo que no sólo estoy más viva ahora que soy cristiana, pero soy más viva intelectualmente. Finalmente nada tiene límites. Puedo hacer preguntas sobre la ciencia, pero también, puedo hacer preguntas sobre el mundo espiritual y soy libre de realmente buscar la verdad.