¿Por qué es difícil hablar acerca de Dios?

¿Por qué es difícil hablar acerca de Dios?

Gabe Lyons comenta las dificultades de hablar acerca de Dios.

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. ¿Cómo has respondido cuando has visto o escuchado a un predicador en las calles con un megáfono y folletos religiosos?
  2. En tu experiencia, ¿qué hace difícil hablar sobre Dios?

La Curiosidad Colectiva La gente no está preocupada sobre a dónde van a ir si mueren de esta noche. Eso no es un pregunta que vive en la mente de las personas. Creo que la gente está más interesada en saber, ¿que se supone que debo hacer si vivo mañana? En la ciudad de Nueva York, lo veo mucho, tenemos gente muy apasionado lo que creen en el metro, y en diferentes estaciones de tren — ya sea parafernalia o regalándote cosas o simplemente tratando de hablar con la gente que está apurada corriendo, o incluso predicando en pleno metro, en medio de extraños y gente muy ocupada con sus auriculares puestos y con la mirada en los libros. y sin embargo alguien apasionado, audaz, que realmente cree la historia de Jesús, simplemente comienza a gritarla y hablarla, con la esperanza de que la gente esté escuchando, y sin embargo, la gente sigue poniendo sus ojos en blanco. Están viendo hacia cualquier otra dirección, y tratan de centrarse en cualquier cosa en la que quieran centrarse en ese momento. Y realmente no prestan atención. Porque de alguna manera, estamos tratando de responder a una pregunta que creemos que tienen y ni siquiera están haciendo la pregunta más. ¿Cómo se supone que debe ser mi vida? ¿Qué se supone que debo hacer con mis talentos mis dones? ¿Cómo se supone que debo ser parte de este gran, enorme mundo con siete mil millones de personas? ¿Tengo algún papel que jugar en eso? Esa es la pregunta que la gente se está haciendo. Entonces, cuando hacemos estas cosas al azar para tratar de comunicar con pasión lo que creemos pero nadie está realmente escuchando, podríamos hacer un gran daño al progreso de esta buena noticia. Creo que estar en una relación con la gente te da oportunidades para compartir tu historia, para hablar sobre lo que crees y por qué en un contexto de respeto y humildad mutua. No viniendo a la mesa pensando: Tengo todas las respuestas y necesito enseñarte algo, sino diciendo, Yo también puedo aprender de ti. No tengo todas las respuestas. Hay algunas cosas que estoy aprendiendo y tratando de entender, y me encantaría explorar eso, pero... no vengo a esta conversación de una manera unilateral tratando de convertirte o de ganarte [con] mi manera de pensar. Más bien, voy a confiar que es el amor de Jesús buscándote el que va a ganarte en el tiempo correcto. Y que no estoy en control de eso. En lo que sí estoy en control es en que realmente me importas en este momento, que en realidad te estoy escuchando, que en realidad estoy respondiendo de una manera en la que yo creo que Dios quiere que responda a otro ser humano en crisis o en la necesidad de un oído que te escuche. o asesoría o consejo o simplemente alguien que esté allí para consolarte en medio del dolor.