Una Pobreza de Amor

Una Pobreza de Amor

Buscar el amor en los lugares equivicados a menudo nos deja sintiendo vacíos. Corey Widmer nos comenta cómo los seres humanos pueden encontrar amor y un sentido de pertenencia a través de Jesús.

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. ¿Qué es "hogar" para ti?
  2. ¿Cuáles son algunos de los "lugares equivocados" en los cuales has buscado el amor?

El mundo entero está marcado por personas sin hogar buscando amor. Hay un tema interesante que se toca a lo largo de la Biblia, es casi como un tema de falta de hogar. La Biblia comienza con dos seres humanos que son perfectamente amados, que son perfectamente amados por Dios y que son capaces de amarlo de regreso. Pero debido a que eligen tomar las cosas con sus propias manos son expulsados; son alejados del amor. Esto es lo que hace el pecado, el pecado, — que básicamente es para vivir para nosotros mismos en lugar de para Dios, y en lugar de para otros — eso es básicamente lo que es el pecado. Siempre nos aleja del amor. Piensa en ello, si le mientes a tu cónyuge, ¿qué es lo que hace de inmediato? Pone una barrera que te aleja del amor. Te hace a un lado creando un distanciamiento, una aislamiento. El problema es que pensamos que podemos encontrar ese lugar de amor en muchos lugares diferentes que realmente nunca pueden darlo. Tratamos de encontrarlo a través de otros seres humanos; en los brazos de gente hermosa. Tratamos de encontrarlo a través del dinero. Tratamos de encontrarlo a través del éxito. Tratamos de encontrarlo mediante la construcción de una casa perfecta. Tratamos de tenerlo al tener a los hijos perfectos. No todas estas cosas que intentamos usar para regresar a casa, para hacernos llegar a ese lugar de amor... pero nunca funciona. Y siempre termina por hacernos sentir vacíos. Y entonces, la promesa de la historia cristiana y el mensaje de Jesús es que finalmente, él está dándonos. Que finalmente... él nos está trayendo de regreso al lugar de amor. Que Jesucristo vino al mundo para mostrarnos el camino a casa, que entró en el mundo para regresarnos al Edén, si gustas; para regresarnos al lugar que nos da la bienvenida por la gracia, en el que no somos juzgados, donde somos abrazados por quienes somos, amados por Dios y estamos finalmente mendigos sin hogar que se les da un lugar en la mesa, que son traídos a este lugar central Jesús dijo una vez a sus discípulos, Voy a preparar una casa para ti, un lugar para ti. Creo que esa es una hermosa promesa que Jesús hace; que quiere traernos de regreso a casa, de regreso al lugar de amor.