Cómo Encontrar una Iglesia

Cómo Encontrar una Iglesia

Cómo Encontrar una Iglesia

Hay tantas iglesias diferentes. ¿Cómo puedes encontrar la que sea buena para ti?

Así que has decidido dar el siguiente paso en tu viaje espiritual. La duda ha dado paso a la apertura cautelosa y estás listo para probar una iglesia. ¿Y ahora qué? ¿Cómo encuentras un lugar donde la fe se conecte con el mundo real, donde puedas ser tú mismo y ponerte en contacto con Dios?

Utiliza la Oración

La mejor forma de conectarse con una comunidad de fe es empezando por la oración—simplemente pidiendo a Dios que te guíe. La Biblia nos dice que Dios quiere que su pueblo se reúna y lo adoren juntos. Así que tiene sentido contestar tu oración con una dirección para llevarte a un lugar donde puedas aprender y crecer en tu fe.

Hogar, Donde Perteneces

Cuando oyes la palabra "iglesia", ¿qué es lo primero que te viene a la mente? ¿Un pequeño edificio blanco con un campanario? ¿Un complejo de ladrillos que se tumba completamente en el extenso garaje? ¿Vitrales? ¿Bancas incómodas?

Mientras muchas congregaciones se reúnen en edificios tradicionales, la estructura realmente no es el punto. De hecho, la ubicación física es relativamente irrelevante. Una iglesia es más bien parecida a un hogar espiritual, sin importar si se reúnen en un cine, una cafetería o una capilla con siglos de antigüedad. Algunas iglesias principiantes en realidad comienzan en casas y crecen a partir de ahí.

Cuando busques una iglesia, busca un grupo de personas que sigan a Jesús, que crean que la Biblia es verdadera y que encuentren alegría en servir juntos—sin importar dónde se reúnan. Ahí es donde encontrarás un verdadero hogar espiritual.

Escucha el Blog de Dios

La iglesia es un lugar para crecer en la fe, para aprender acerca de Dios con una comunidad de creyentes y alabarle por todo lo que ha hecho y todo lo que seguirá haciendo. Escuchar a otros leer de la Biblia es como escuchar el blog de Dios. El nuevo testamento fue escrito hace mucho tiempo, pero hoy en día sigue siendo relevante.

No importa quién eres o de dónde vienes, la Biblia tiene mucho que decir acerca de tu vida. Si no tienes una Biblia, no hay problema. Las iglesias a menudo tienen Biblias disponibles, o también ponen las palabras en una pantalla durante el sermón.

¿Cómo Comienzo Mi Búsqueda?

¿No te parece como si cada investigación comenzara por medio de un “buscador” en la Internet? ¡Después de todo los llaman así por esa razón! Utiliza Google para encontrar una iglesia en tu área. Si encuentras una que tenga un sitio de Internet, échale un vistazo.

Lee acerca de su personal, especialmente el pastor. Infórmate sobre los programas que tienen que te puedan interesar. Lee su lista de creencias y averigua de qué se tratan. Y, por supuesto, revisa su ubicación y los tiempos de servicios de adoración.

Pregunta a Tu Alrededor

Si tienes un amigo cristiano—tal vez alguien que te haya invitado a un estudio bíblico o que haya hablado contigo acerca de las cosas espirituales—pregúntale si puedes ir a la iglesia con él o ella. A veces es el lugar más lógico para empezar, mientras tu amigo parezca tener un auténtico paseo de fe con Jesucristo. Esto también puede ser útil si no quieres ir a la iglesia solo en tu primera visita.

Estrecha la Mano de Alguien

A veces lleva algunos intentos encontrar la iglesia para ti y si ese es el caso, no te desanimes. Como todo en la vida, encontrar una iglesia que se adapte a ti es un proceso. Probablemente visites una, o dos, o diez.

Cada vez que asistas, quédate un rato y estrecha un par de manos después de que termine el servicio. Date a conocer. Establece una conexión. Después de todo, si llegas a tomar la decisión de unirte a una iglesia, querrás conocer algunas de las personas que asisten. Despreocúpate, llegará el día cuando te encuentres una iglesia que sea de la medida perfecta para ti.

Pero recuerda, que no existe tal cosa como una iglesia perfecta; las iglesias están constituidas por personas imperfectas como tú y yo. Una buena iglesia reconoce nuestra naturaleza humana con puntos débiles como un indicador de nuestra necesidad de un Salvador; como tal, los miembros de su congregación se esfuerzan constantemente para convertirse más como Jesús.

Lleva Tus Preguntas

Tú puedes decir, "Pero no estoy listo para la iglesia. No sé exactamente lo que yo creo." Eso está bien. Todos estamos aprendiendo—incluyendo los cristianos de toda la vida. Tú puedes preguntar, "¿seré aceptado si he hecho algo malo?" Bueno, ¿acaso no todos lo hemos hecho? Nadie hace todo bien todo el tiempo, y el perdón está disponible.

Todas las preguntas son buenas preguntas porque significa que estás buscando respuestas. Y las respuestas en esta vida están disponibles de un Dios soberano y omnisciente. Por ahora, el paso más importante que puedes tomar en tu viaje espiritual es situarte en un lugar donde puedas encontrar respuestas a tus preguntas—en una iglesia que te ayudará a avanzar en tu camino espiritual.