Lo que dice el Salmo 84 acerca de Ser #Bendecido

Lo que dice el Salmo 84 acerca de Ser #Bendecido

Lo que dice el Salmo 84 acerca de Ser #Bendecido

Explora Dios examina lo que el Salmo 84 dice acerca del verdadero significado de ser bendecido.

“Vale más pasar un día en tus atrios que mil fuera de ellos; prefiero cuidar la entrada de la casa de mi Dios que habitar entre los impíos”. —Salmos 84:10

Tal vez reconozcas el versículo aquí arriba de una canción que has escuchado en la iglesia. O a lo mejor nunca has escuchado esas palabras anteriormente. La cita es del Salmo 84, que puede ser encontrado en el libro de Salmos.

El libro de Salmos es una colección de 150 poemas líricos que cubren una gran variedad de temas; desde canciones de agradecimiento y regocijo hasta lamentos por sufrimiento y dolor.

El Salmo 84 no es una canción de triunfo o regocijo; es un grito de desesperación. El salmista anhela estar en Jerusalén, adorando en el templo, en la presencia del pueblo de Dios. Él escribió, "Anhelo con el alma los atrios del Señor;".1

Él quiere estar allí tanto, que hasta celos tenía de los pájaros que habían hecho sus casas cerca del altar.2 El por qué él no puede emprender la peregrinación no está claro. Pero lo que sí es cierto, es que él no está donde quiere estar.

Sin embargo, aunque el escritor está claramente luchando con una decepción profunda, hay algo especial en sus palabras; algo que hizo que el predicador británico del siglo XIX, Charles Spurgeon, llamara al Salmo 84, "la Perla de los Salmos . . . uno de los Salmos de paz más dulces".3

Esa ha sido mi experiencia a través de los años con el Salmo 84. Pero mientras el mundo está luchando con la pandemia del COVID-19, siento que he redescubierto la belleza y la sabiduría que está en los doce versículos del Salmo 84.

Y aunque el Salmo 84 fue escrito hace miles de años, éste ofrece lecciones para nosotros que podemos aplicar en estos tiempos.

1. La Diferencia en Dichoso y #Bendecido

Cuando busqué el "hashtag" #bendecido hoy en Instagram, encontré más de 135 millones de resultados. Generalmente, hay un montón de "selfies", fotos de vacaciones o "selfies" de las personas estando de vacaciones. La mayoría de las publicaciones tienen un tema en común, aún si no lo dice en el título.

A menudo, el mensaje detrás de eso es: "¡Hola a todos! ¡Miren lo bien que me va!" Y acompañado de esas fotos, ahí está: el #bendecido.

¿Qué debemos aprender de esto, acerca de lo que significa ser bendecido?

Para estar seguros, Dios puede y nos derrama todo tipo de bendiciones tangibles de muchas maneras. Sin embargo, ¿qué pasa cuando lo último que él te ha dado no es un viaje al extranjero perfecto para fotos, sino una pandemia? ¿O un recorte de salario? ¿Una relación rota?

¿Cuál es el "hashtag" para eso; #maldecido?

Agraciadamente no. En los doce cortos versículos del Salmo 84, el salmista habla acerca de ser "bendecido" tres veces:

  • "Dichoso el que habita en tu templo, pues siempre te está alabando".4
  • "Dichoso el que tiene en ti su fortaleza, que solo piensa en recorrer tus sendas".5
  • "Señor Todopoderoso, ¡dichosos los que en ti confían!"6

Aquellos que alaban a Dios, quienes encuentran su fuerza en Dios, quienes confían en Dios . . . esos son los que el Salmo 84 nos dice que son bendecidos.

Y para los Cristianos, el significado espiritual de "bendecido" solo se intensifica después que Jesús llega a la escena. De entre las 112 referencias a ser bendecido en el Nuevo Testamento, ¿sabes cuántas se refieren a la bendición material?

Cero.

Eso es asombroso. Y eso demuestra que el ser verdaderamente bendecido es algo más profundo que el concepto de #bendecido que vemos por todas partes en las fotos bonitas en las redes sociales.

2. La Importancia de Seguir a Dios, No Tu Corazón

En el versículo 5, el salmista escribe: "Dichoso el que tiene en ti su fortaleza, que solo piensa en recorrer tus sendas" o como algunas traducciones lo ponen "hasta llegar a verte, oh Dios, en Sión".7

Así como la definición bíblica de ser bendecido, hoy día este lenguaje es sorprendentemente contracultural. El mundo constantemente te está diciendo que veas dentro de tí mismo, que estudies la brújula de tu corazón, para que vayas a donde tu pasión te guíe. Nos encanta decir, "Se tú mismo".

El Salmo 84 no tiene paciencia para tal tontería. Éste insiste que la alegría verdadera no es una brújula interna que dice "Sígueme", sino una que dice "Sigue a Dios".

Un corazón feliz no es el que es un callejón sin salida de amor propio que dice, "Debo descubrirme a mí mismo, expresarme yo mismo, ser fiel a mí mismo", sino uno que tiene avenidas saliendo de esa área congestionada en busca de Dios y de servir a los demás.

Nosotros somos bendecidos cuando seguimos la voluntad de Dios en vez de la nuestra.

3. Dios provee Fuerza para las Almas Ansiosas

¿Alguna vez has tenido miedo de no tener la fuerza para enfrentar una situación en particular? Sin duda, yo sí. Y de acuerdo a la Biblia, nosotros no podemos enfrentar el futuro . . . todavía.8

En 1956, el teólogo C. S. Lewis le escribió a una mujer que estaba luchando con el miedo y la preocupación de no tener la habilidad de superar si esto o lo otro ocurriera. En un punto en su carta, Lewis le escribió: "Recuerda que a uno se le da la fuerza para aguantar lo que sucede, no las mil y un diferentes cosas que podrían suceder".9

¿Y cuándo va a llegar la fuerza que necesitas? Justo a tiempo. Tal y como el salmista lo describe, aquellos en peregrinaje irán de "poder en poder".10

Un poco más de una década antes de la carta de Lewis, Corrie ten Boom, una Holandesa Cristiana, estaba muy débil en un campo de concentración Nazi. Años más tarde, en su autobiografía clásica, ella reflexionaba acerca de la manera y el momento de la provisión de Dios. Ella relató acerca de su ansiedad en una ocasión, como una niña de seis años, en la siguiente ilustración:

Papá se sentó al borde de la estrecha cama. Comenzó gentilmente, "Corrie, cuando tu y yo vayamos a Amsterdam, ¿cuándo te doy tu boleto?
"Respiré varias veces, pensando en esto.
"Bueno, antes de que subamos al tren".
"Exactamente. Y nuestro Padre sabio en el cielo sabe cuando vamos a necesitar algo también. Corrie, no corras delante de él".11

Dios no se apresurará y nuestro crecimiento no puede ser acelerado con un atajo como de microondas. La vida Cristiana es una peregrinación larga hacia el templo, hecha paso a paso.

El Templo Verdadero

Claro está, para el Cristiano, el templo luce diferente de lo que lucía para el escritor del Salmo 84. Mil años luego de haber sido escrito, un hombre llamado Jesús llegó a Jerusalén y comenzó a decir cosas radicales, "Destruyan este templo y en tres días lo levantaré".12

En ese momento los líderes Judíos se burlaron y respondieron, "Durante cuarenta y seis años se construyó este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días?"13 Pero la Escritura es clara en que el templo al que Jesús se refería era Su propio cuerpo.14

Y ciertamente, de acuerdo a las creencias Cristianas, el cuerpo de Jesús fue destruido por la crucifixión y vuelto a la vida al tercer día a través de la resurrección. Con razón Jesús tuvo la osadía de anunciar, haciendo referencia a Sí mismo: "Pues yo les digo que aquí está uno más grande que el templo".15


En el entendimiento Cristiano, lo que el salmista anhelaba era solo un precursor al templo mayor, el verdadero lugar de encuentro entre Dios y el hombre; Jesucristo. El Nuevo Testamento declara que cada persona que confía en Él, se convierte en piedra viva en un templo espiritual nuevo.16 

El Verdadero Significado de Ser Bendecido

El templo de Dios ya no es una estructura hecha por el hombre en Israel; éste es la persona de Jesús y por extensión, la Iglesia, donde la gloria de Dios habita en su pueblo reunido.

¿Tu quieres ser #bendecido o dichoso? ¿Deseas un corazón que sea realmente libre? ¿Anhelas cobrar fuerzas mientras enfrentas el camino largo y arriesgado de la vida? El Salmo 84 nos asegura que todo está disponible para aquel que alaba al Señor, que le sigue, y que confía en Él. Él nunca te fallará.

  1. La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional © 2015, Salmo 84:2.
  2. Ibid., Salmo 84:3. 
  3. Charles H. Spurgeon, "The Treasury of David" (El Tesoro de David), publicado 1865–1885 en "The Sword and the Trowel" (La Espada y la Pala).  
  4. La Santa Biblia, Salmo 84:4. 
  5. Ibid., Salmo 84:5.
  6. Ibid., Salmo 84:12. 
  7. Ver, por ejemplo, La Santa Biblia, Reina Valera Contemporánea © 2011, Salmo 84:5.
  8. Ibid., Mateo 6:34.
  9. C. S. Lewis, “Letter to Mary Willis Shelburne” (Carta a Mary Willis Shelburne) en  "The Collected Letters of C. S. Lewis" (La Colección de Cartas de C. S. Lewis), Volumen 3: Narnia, Cambridge, and Joy, ed. Walter Hooper (HarperSanFrancisco, 2007), 776, énfasis añadido.
  10. La Santa Biblia, Salmo 84:7. 
  11. Corrie ten Boom con John and Elizabeth Sherrill, The Hiding Place: "The Triumphant True Story of Corrie ten Boom" (La Verdadera Historia Triunfante de Corrie ten Boom)  (Guía, 1971), 33. 
  12. La Santa Biblia, Juan 2:19. 
  13. Ibid., Juan 2:20. 
  14. Ibid., Juan 2:21.
  15. Ibid., Mateo 12:6.
  16. Para ejemplos, ver, La Santa Biblia, 1 Pedro 2:4–5; Efesios 2:22; y 1 Corintios 3:16.
  17. Crédito de Foto: Simon Migaj / Unsplash.com