Dios y la Comunidad

Dios y la Comunidad

¿Qué papel juegan otras personas en nuestro crecimiento espiritual? La Curiosidad Colectiva reúne aexpertos para explorar estas preguntas.

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. ¿Puedes pensar en algun momento en tu vida en el cual estar alrededor de otras personas cambió tu conducta, tus pensamientos o tu mentalidad — ya sea para bien o para mal?
  2. ¿Acaso mantener nuestra fe de manera personal y privada limita nuestro crecimiento espiritual?

Creo que las cosas que realmente, — sin hablar de más sobre mi propio crecimiento espiritual — creo que en realidad solamente crecí [estando] alrededor de otras personas. Dios &; la Comunidad Siempre me pareció estar inspirado por la gente y de hecho les pedía que me ayudaran a ser más como ellos en la manera en la que seguían a Jesús. Literalmente es tutoría o lo que llamamos un ambiente de aprendiz o discipulado en el que crecí. Me encantan las Escrituras, así que las leía bastante bien por mi cuenta, pero no sabía cómo hablar con Dios, por lo que me gustaba estar cerca de personas que parecían hablar con Dios con mucha facilidad y yo pensaba que eso se me contagiaría. Yo no era realmente bueno considerando a los más desafortunados. Simplemente no me importaba. Para crecer en esa área, buscaba a personas que tenían un amor natural por la gente marginada. Iba con ellos y era increíble. No soy el "Sr. ministerio-de-los-pobres," pero estoy mucho mejor de lo que solía estar, y ahora hay un amor natural por los marginados, así que creo que el verdadero crecimiento espiritual sucede cuando te sientes lo suficientemente desesperado para de hecho crecer y luego pides ayuda. Realmente yo no creo que creces al menos que pidas ayuda. Realmente no fuiste creado para crecer por ti mismo. Realmente fuiste creado para crecer como un cuerpo o con gente. Y por lo tanto, si sólo quieres crecer en conceptos, puedes solamente ir la iglesia de pasada y tomar algunos textos para la semana. Puedes descargar un sermón, pero si realmente quieres ver un cambio en tu vida, creo que en realidad tienes que juntar algunos amigos y decirles, Oye, necesito un poco de ayuda… con esta área de mi vida. Y luego exponerte a las cosas que Dios dice que que crecerás si logras llegar, así que, hazlo junto con algunos amigos. Habrá algunas responsabilidades naturales; un cierto crecimiento natural que ocurrirá. Me encuentro en Nueva York y creo que todo el mundo simplemente son lo que son. y realmente no existe este enmascaramiento o encubrimiento. Y fue muy revigorizante, especialmente como cristiano sentarse entre un grupo de mujeres que llevan sus cargas y sus luchas y dolor y heridas y de repente vimos que no estamos solas y que tenemos a alguien que está dispuesto a caminar con nosotros y apoyarnos con nuestras piezas rotas que a menudo no queremos mostrar o revelar, porque tenemos miedo de que se alejen. Cuando luchamos con la depresión o la ansiedad, tendemos a desmoronarnos. Lo último que queremos hacer es ir a una fiesta. Preferimos sentarnos en nuestra ropa de dormir, por 8 días y comer helado. Y ese es el momento en el que alguien necesita simplemente llegar y decir: Oye, te veo. Estás debilitándote. ¿Qué está pasando? Y muchas veces no sabemos incluso cómo involucrarnos, pero cuando esa persona nos apoya y se queda allí y no tiene una respuesta que lo resuelva, no queremos una solución, sólo queremos que estés allí. Y de repente sólo pienso que a través de esa comunidad, Dios realmente nos tejió para una comunidad. Él nos creó para necesitarla, y cuando la tenemos, la soledad disminuye y la fuerza se reestablece en nosotros y los secretos que tenemos de pronto pierden el poder cuando salen de la oscuridad. Y la fortalezas que podríamos sentir, ya no son tan pesadas en el momento en el que compartimos eso y cargamos eso con los que amamos. Mucha gente podría decir, ¿Por qué la iglesia? No la necesitamos. Y, sin embargo, la iglesia — no tanto la iglesia como institución religiosa, pero la iglesia como en las personas que sí necesitamos, y eso es el deseo de Dios para la iglesia. Él habla de ella como su cuerpo, como si todos tenemos diferentes dones y habilidades y estamos conectados de manera diferente y sin embargo formamos todas estas partes a medida que lo escuchamos y le respondemos todos juntos representándolo en el mundo y haciendo el tipo de cosas que él hizo, juntos en el mundo. Quiero decir, realmente lo que Dios está tratando de hacer, está tratando de infundir su reino, su voluntad y sus caminos en los reinos de este mundo. Y los reinos de este mundo, la forma en que nos tratamos unos a los otros, Es decir, todos queremos representar a Dios, ¿no? Es decir, ahí es donde yo he estado. Quiero que mi voluntad y mis caminos se hagan. Quiero decir, si soy honesto, cuando paso mis días, es natural para mí pensar sobre todo en mí y en mi voluntad y mis maneras y lo que quiero hacer y cuando no cooperas o incluso cuando Dios no coopera, me enojo. Me frustro. Me irrito. y cuando se pone muy desagradable, tratamos de controlar y dominar y manipular y coaccionar y abusarnos unos a los otros para lograr que nuestra voluntad y caminos se lleven a cabo. Y así que creo que lo que Dios está haciendo, es que está tomando a cualquier persona dispuesta, y a través de nuestra voluntad — a medida que hemos aprendido a amarlo y a buscar su voluntad y sus caminos, primero — entonces su reino, su voluntad y sus maneras pueden irrumpir en nuestras vidas y nuestras relaciones, y empezar a cambiar la forma en la que hacemos las cosas todos juntos. De manera que formemos un nuevo tipo de familia— no una familia que... manipula o se engañan unos a los otros o se usan unos a los otros, se lastiman unos a los otros, sino más bien, que se sanan unos a los otros. Y luego como esta nueva familia que se extiende, nos preocupamos por los que nos rodean que no tienen eso; que se han sentido desanimados o abusados o desalentados o heridos o condenados. Y así nos convertimos en su cuerpo. Eso es lo que la iglesia está destinada a ser. Su familia, su cuerpo entrando al mundo Realmente para restaurar lo que ha sido lastimado, lo que se ha perdido. ¿Sabes? Cuando vas a ver una película y estás sentado allí y aparecen los preestrenos, y si estás sentado con tu pareja, volteas a verle y dices: Vamos a ver esa. O, "Esa no la vamos a ver." La iglesia debe ser el lugar donde el amor de Dios es tan maravillosamente exhibido, que el mundo pueda decir: Tenemos que ver eso. Tenemos una reputación en varios de los barrios donde tenemos iglesias donde la gente ha conocido a Cristo y han preguntado: "¿Dónde puedo encontrar a alguien que me ame de la manera en la que ustedes se aman unos a los otros?" Y les digo, "Bueno, aquí estamos." Una hermosa historia: Había un grupo de amigos en mi vecindario, y un indigente se acercó a ellos y les dijo, Oye, ¿me puedes dar un poco de dinero? Y ellos contestaron: "No tenemos dinero pero apenas vamos a cenar. ¿Quieres entrar y comer con nosotros?" Así que entró en la casa, cenó con ellos, estaba tan impactado por su amor, que les dijo, "Creo que debo decirles algo, en realidad necesito volver a la cárcel, aún debo cumplir tiempo, con el estado, pero me siento obligado por la forma en la que viven y por su hospitalidad." Se hizo parte de su pequeño grupo, regresó y cumplió su tiempo. Cuando salió, lo ayudaron a conseguir un apartamento para que pudiera instalarse, hicieron una fiesta masiva, abastecieron su... nevera y su congelador y le dieron todo lo que necesitaba. Y después lo bautizaron como miembro de nuestra iglesia y cuando voy a la iglesia y predico, él está sentado en primera fila con las manos levantadas cantando ¡Aleluya! Es de verdad una hermosa historia de ver a la gente como Dios los ve y hacer por los demás lo que quieres que hagan por ti. La iglesia, cuando está trabajando correctamente, da a la gente un encuentro tangible de lo que se siente ser amado por Jesús. Y obtienes la riqueza de esa comunidad que es parte de ella. Es complicado, como cualquier relación, pero es enriquecedor y completamente, vale la pena. Hay un grupo... del cual he aprendido esto — un grupo llamado 3DM — y hablan acerca de comunidades... o más bien hablan de relaciones que tienen una serie de componentes. Y voy a usar eso para hablar de la iglesia en general. Bien, existe esta idea de que una comunidad sana de la iglesia tendría el primer componente, en el cual hay una sensación de algo más allá de nuestro mundo que se cruza con nosotros, y la oportunidad de participar en eso. Y luego otro componente en el cual las relaciones son auténticas; donde nos apoyamos unos a los otros, nos ayudamos unos a los otros a aprender y a crecer para hacer las cosas que Jesús hizo, por las razones que él las hizo. Y después hay un tercer componente; una oportunidad para hablar de estas cosas más allá de nuestros límites. La oportunidad de tomar las cosas que hemos recibido para traer bien a los demás. Y... si tienes esos 3 componentes, puedes ver una gran cantidad de iglesias llevando a cabo uno o dos de ellos muy bien. Pero, si eres capaz de llevar a cabo los tres componentes, podría ser una señal de algo maravilloso. Pero en última instancia, en su esencia, es una comunidad que ama a Jesús y hace lo que hace por las razones que él las hace.