¿Puedo conocer a Dios personalmente?

¿Puedo conocer a Dios personalmente?

¿Es posible tener una relación personal con Dios? La Curiosidad Colectiva reúne a líderes de pensamientopara examinar esta posibilidad.

Preguntas para Discusión y Reflexión Personal

  1. ¿Cómo puede ser perfecto Jesús? ¿Cuáles son las implicaciones de eso?
  2. ¿Cómo puede uno desarrollar una relación personal con Dios?

¿Puedes ayudarme a entender lo que significa conocer a Dios? Sí, definitivamente. No hay duda en mi cabeza de que puedo hacer eso. Déjame pensar cómo puedo responder a eso, exactamente. La Curiosidad Colectiva Como niño, tenía un lugar dentro de mí que... sabes, que en el fondo es un lugar que no compartes con nadie, en el cual mantienes tus verdaderas ideas y lo que realmente sientes sobre ciertas cosas. Ya sabes, hay toldos que cubren viejas osamentas, y hay libros y revistas que no deberían estar allí. Y hay cosas escritas en la pared de este lugar interior que... yo no invitaría a nadie a ver estas cosas. Cuando las personas dicen, tú puedes tener una relación personal con Dios, esas palabras se desgastan todo el tiempo, pero creo que... para mí, lo que significa es: Existe este espacio dentro de mí en el cual yo he estado existiendo por tanto tiempo y teniendo estas conversaciones conmigo mismo durante tanto tiempo, y fue...fue impresionante darme cuenta que ese espacio interior estaba destinado a ser compartido con Dios. ¿Cómo podemos conocer a Dios personalmente? Mira, yo creo que lo curioso es que la gente tiene miedo de abrir sus corazones a Dios, o incluso abrir su mente a Dios, porque ellos creen que Dios los va a obligar a hacer cosas raras o convertirse en personas extrañas, y ellos no quieren eso, y por lo mismo lo evitan. Y eso es exactamente en donde yo estaba. Estaba en una posición en la que pensaba, Lo que sea que están vendiendo, no me interesa. y luego te das cuenta, Espera un minuto, Dios es lo más maravilloso del mundo. Él no quiere avergonzar a la gente o hacer que se unan a un culto religioso o que se vuelvan extraños. Él quiere que sean totalmente humanos. Él quiere que sean quienes son, y él sabe que realmente no pueden llegar a ser eso, sin Él. Es como un auto sin gasolina en el tanque. Puede verse muy atractivo, pero en realidad no irá a ninguna parte. Nunca he aprendido más acerca de Dios y su amor por mí que siendo padre y observando a mis propios hijos. Pero es gracioso... que he aprendido más sobre mí mismo, al observar a mis hijos adoptados de Etiopía. Cuando veo sus miedos irracionales y su desconfianza hacia mí, y que se preguntan, "¿De verdad me quiere? ¿Realmente le importa? Si hago esto, ¿me seguirá amando?" ¿Me seguirá aceptando en la familia? Y me he dado cuenta que sin importar lo que puedan hacer mis hijos, no hicieron nada para ganar mi amor. Nunca podrían hacer nada para perderlo. ¡Oye! ¿Cómo puedes conocer a Dios personalmente? Ese es un tipo de pregunta como: Me alegro que lo preguntes. Es una manera muy simple de ponerlo: Que Dios nos creó para estar en una relación con él, pero, que el pecado que es normal para todos nosotros, eso parece venir por naturaleza, y luego el pecado que hacemos por la práctica, ha roto ese pacto con él. Y no hay suficiente cantidad de actos buenos que podamos reunir que superen jamás los malos actos que hacemos. El problema es el siguiente: No es que seamos malos, es que... lo que dice la Escritura es que estamos muertos, ¿correcto? Y, ¿que tan fuerte tiene que sonar una reloj despertador para despertar a un hombre muerto? Es imposible, ¿verdad? Así que el milagro es en lo que Dios hace en este punto. La Biblia nos enseña que Dios envió a su hijo a la Tierra como una persona, Jesus de Nazaret, y luego voluntariamente se entregó en la cruz, y derramó su sangre. Y en ese momento, lo qué hizo fue hacer posible que nuestros pecados fueran eliminados porque su sangre era impecable. Él era un sacrificio perfecto para nosotros. Pero lo que realmente debemos entender es que él lo inició, que él nos está dibujando. Todo lo que tenemos que hacer es decir, Sí, Jesús, aplica eso en mí. Lávame y límpiame y vive en mí. Y ahí es cuando la relación comienza. Lo que Dios nos ha dado, nos ha dado un par de herramientas para conocerle. Una de ellas es la Escritura, que, como académica, Tuve un plan realmente infalible en la forma en la que iba a abordar las Escrituras: Voy a empezar en el Génesis. Voy a leer todo perfectamente. Voy a tener mi rotulador. Voy a tomar notas. Lo voy a hacer una clase. Y realmente no comprendí el punto de todo esto, Que Dios realmente quiere hablarnos, a través de su palabra. Por lo que, lo que yo alentaría a alguien a hacer es — si realmente están buscando, es abrir la Biblia y leer y realmente volverse vulnerables al hacerlo, y estar abiertos a lo que Dios quiere decir. Porque lo que he encontrado cuando hago eso es... y cuando realmente me dejo llevar — no llevar una agenda, pero sólo abrir las Escrituras y leer, Realmente escucho su voz. No escucho una voz audible, pero conozco verdades que no conocía antes. Y siento un afecto hacia él y un sentido de su cercanía. Al principio, yo pensaba que Dios estaba tan lejos. Ya sabes, como cuando entras a una iglesia, y está todo temeroso y callado, y ahí es donde está Dios. Y entonces empecé a pensar algo como: Bueno, Dios, si eres real, yo creo que puedo hablar contigo aquí, como si estuviera en una iglesia. Y poco a poco, a medida que empezaba a orar, Y si estaba en mi auto, si solamente caminaba, me di cuenta un día, que de pronto, pensé: Jesús, mientras le hablo, es un amigo Era algo lento y gradual, y se sentía como si mi búsqueda era más intelectual, en el sentido de, querer pruebas. Quería saber y no estaba solamente creyendo en... como cuando ves anuncios comerciales en la noche como, "Este trapeador cambiará su vida." Y ya sabes, ¡Quiero comprar el trapeador! Y, no quiero sentir como que estaba aceptando algo sólo como una reparación emocional temporal. ¿Existen razones creíbles para esto? Espero que haya. Y cuando lo hice, y se trasladó a mi corazón. Y creo que Dios busca a personas con los corazones abiertos a él. Y así fue como entré en esta relación. Llevo un diario. Y a veces en ese diario le hago alguna pregunta a Dios. Y luego, dejo todas estas líneas en mi diario en blanco, sólo diciendo, "Dios, esta es una pregunta que tengo, y me gustaría saber qué piensas sobre esto." Especialmente si se trata de mi vida, o de decisiones que estoy tratando de hacer. Como cuando tenía citas románticas, antes de que mi esposo. y yo nos casáramos, y yo iba a una cita, A veces le preguntaba a Dios, ¿Debería estar saliendo con tal persona? Luego dejaría esas líneas en mi diario para averiguarlo. Y con el tiempo, Dios respondería. Yo iba a una cita con una persona, y era justo en medio de esa cita, que lo sabía: No. Yo sabía que la respuesta era, "no." No debo salir contigo. No le decía eso a la persona, sabes, al menos me esperaba hasta terminar la cena, pero, yo sabía dentro de mí, Mm-mm. Yo no debería estar aquí, y esa es la respuesta a mi pregunta. La manera en la que le hablas a Dios, es igual a como yo te estoy hablando a ti en este momento. Literalmente podrías decir, Hey, Dios, ¿qué pasa? Sólo habla con él. No hay una gran ceremonia. No hay este gran evento. No hay este gran... Sólo háblale. Él conoce tu corazón. Él quiere tener una conversación contigo. Algo que ha sido útil para mí, honestamente, es pedirle cosas y luego estar en silencio y ver lo que entra en mi corazón y en mi mente. Debes estar preparado porque rara vez llega en la forma en la que lo imaginas. Él no sería tanto como un Dios si le dijeras: Realmente quiero sentirte... y tengo una idea bastante buena de cómo va a suceder. Conozco a todo tipo de personas que han tenido una gran cantidad de experiencias. Y realmente nunca va a ser de la misma manera dos veces. Dios nos trata a cada uno de nosotros como individuos, por lo que no eres igual a otras personas. Así que no debes preocuparte por el cómo. Sólo necesitas saber... que de alguna manera él quiere comunicarse, e incluso podría no ser de manera sobrenatural. Podría sólo ser... en cierto momento, lógicmante llegas a un punto donde dices, Sí, esto es cierto. Creo que allí afuera hay un mundo que no vemos. Y también creo que Dios está constante tratando de llamar nuestra atención. Sólo que él tiende a hablar más en susurros y misterios. Él no nos abruma. para que... podamos encontrarlo y, posiblemente, enamorarnos. Vale la pena al menos indagar, tratar de averiguar si este Dios en el cielo que la Biblia a menudo llama, "Padre" Padre está interesado en ser nuestro Padre. Vale la pena, por lo menos indagarlo.